En vista de una enfermedad emergente que pudiera tener efectos significativos en la salud pública y en nuestro sistema de salud, es importante mencionar que actualmente no hay evidencia científica que indique que las mujeres embarazadas sean más susceptibles a una infección por Coronavirus (COVID-19). Los síntomas más comunes presentados en las mujeres embarazados son iguales que en la población en general. Los reportes de casos recientes presentan mujeres infectadas por el virus las cuales la la mayoría cursan el 3er trimestre, presentando cuadros clínicos con neumonía. Los síntomas más comunes son fiebre, tos y dolores musculares.

Hasta la fecha no se ha reportado ninguna muerte por infección del virus durante el embarazo. La infección si se ha asociado con nacimientos pretérminos y sufrimiento fetal.
El principal manejo en caso de una infección por COVID-19 y embarazo debe incluir aislamiento temprano, terapia con oxígeno, monitoreo fetal y planeación individual de interrupción del embarazo (en caso de requerirlo) de acuerdo a las semanas de gestación de cada paciente.

Es importante como prevención: - Evitar el contacto cercano con personas enfermas
Evitar tocarse los ojos, nariz y boca
Cubrirse la nariz y boca con un pañuelo al toser o estornudar
Limpiar y desinfectar los objetos y las superficies que se tocan frecuentemente
NO se recomienda el uso de mascarillas a personas NO enfermas.
Las personas con síntomas, DEBERÁN de usar mascarilla para ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad.